Terapia de familia sistémica

Una de las claves de la felicidad es la calidad de las relaciones humanas

Mario Alonso Puig

Queremos lo mejor para nuestra familia y que las relaciones fluyan con facilidad. Sin embargo, las relaciones son complejas y debido a las distintas etapas por las que pasamos como familia, surgen conflictos de manera natural. En esta evolución como familia, no todos los miembros que la componen lo hacen de la misma manera o al mismo ritmo, por lo que es común que surjan ciertos desencuentros y se desestabilice el sistema en momentos determinados.

Los conflictos bien gestionados nos llevan a crecer como personas y como familias, pero a veces necesitamos una ayuda externa para poder gestionarlos de manera constructiva e incluso, salir fortalecidos-as de ellos, aumentando la capacidad resiliente de la familia y de los miembros que la componen. Esto no solo será útil para superar el momento crítico actual, si no que se desarrollará un aprendizaje muy útil para la sana superación de próximos momentos difíciles. 

La terapia familiar te facilita un espacio de reflexión, de comunicación, de apoyo y de encuentro para todos los miembros de la familia. Trabajamos desde la Terapia Familiar Sistémica, apoyándonos en las capacidades propias de la familia, abordando las dificultades individuales desde el grupo familiar, buscando nuevas estrategias y modos de relación. Lo ideal es la participación de todos los miembros de la familia, para que el aprendizaje y sobre todo el encuentro, sea común, pero en los casos en los que algún miembro decida no participar, manteniéndose al margen de la terapia, ésta se podría llevar igualmente a cabo con las personas interesadas. 

Te  ayudamos teniendo en cuenta el momento evolutivo de cada una de las personas, y sobre las relaciones que se han generado. 

Si necesitas:

  • Comprender mejor a los menores
  • Solventar las dificultades de comunicación 
  • Superar duelos o pérdidas 
  • Manejar las relaciones conflictivas 
  • Apoyo en el proceso de acogimiento familiar o adoptivo
  • Ayuda en tu separación o divorcio
  • Aprender a acompañar a los menores en sus diferentes momentos evolutivos. 
  • Adaptarte a un nuevo modelo de familia: separación, monoparental, familia reconstituida… 

Los resultados de la investigación de Bischoff y Bessero (2009) muestran indiscutiblemente que la terapia familiar es altamente recomendable, tanto por su eficacia como por sus efectos duraderos.  Entre sus ventajas principales resalta la contribución al alivio del sufrimiento de los miembros de la familia confrontados a la problemática psíquica de uno de sus miembros, de modo que permite evitar que éste necesite también tratamiento individual

La terapia familiar puede ser efectiva tanto como tratamiento único como en co-terapia en casos graves como en trastornos psicóticos, trastornos de la alimentación, trastornos de personalidad, trastorno de abuso de substancias, etc.”

La eficacia de la terapia familiar: una revisión.  
Carles Pérez Testor & Josep Mercadal